Un Mimo: tips para convertir la visita al doctor en un paseo

4 tips para convertir la visita al doctor en un paseo

Ir al doctor, la pesadilla de algunos chicos. Quizás no tanto cuando salimos de casa, pero sí cuando escuchamos que nos llama el doctor para pasar al consultorio. Alguna mala experiencia con vacunas, los ambos blancos, y toda la atmósfera que se respira -con olor a desinfectante- los hace revivir una experiencia incómoda y es normal que se quejen o que no quieran entrar.

Ante la negativa, la mejor iniciativa no es obligarlos, sino contarles a dónde van y proponerles un lindo paseo con estos 4 tips

  1. 1) La verdad, ante todo

    A veces los chicos descubren cuando no les dicen la verdad. Por eso, lo mejor es que les expliquemos a dónde vamos y a qué. Posiblemente nos encontremos con la negativa, pero también con un montón de preguntas. La clave es dejarles en claro que ir al doctor es algo bueno porque de esa manera nos curamos.

  2. 2) ¿Quién es esa persona?

    El doctor o la doctora, ese ser armado de paciencia, listo para encontrarse en las situaciones más atípicas, puede convertirse en nuestro aliado. Blanquear de antemano que nuestro hijo o hija no quería venir a la consulta puede hacer que el profesional se comporte de manera diferente, entendiendo el malestar.

  3. 3) La aventura sigue

    Elegir un segundo plan para hacer después del doctor puede mantener las expectativas de los chicos. Para convertir la cita con el doctor en un día de paseo la clave es ¡hacer el paseo!

  4. 4) ¿A ver cuánto creciste?

    Los médicos siempre nos dan información que a los chicos les puede interesar. Cuántos centímetros crecieron, los nuevos dientes, cuánto pesan, o bien el hecho de que están cambiando: todo puede ser un motivo para celebrar que crecieron un poquito más.

¡Si te gustaron estos consejos, compartilos con otros papás!