Un Mimo: Tarea

¡TAREA!

A los chicos no les gusta hablar de hacer la tarea. Y si los obligamos, nos convertimos en los malos. ¿Cómo hacemos que la hora de la tarea no se convierta en “la hora del berrinche”?

  1. 1) ¿Qué aprendiste hoy en el cole?

    A los chicos les encanta enseñar: contar lo lindo que les quedó el dibujo o el juego nuevo que aprendieron en clase. Por eso, preguntarles lo que aprendieron en la escuela, despertará su interés por las tareas. No hay mejor forma de motivarlos que hacerles ver que ellos también pueden enseñarnos cosas.

  2. 2) Todos tenemos tareas

    Para incentivar a los chicos a hacer las tareas, ellos tienen que ver que nosotros también trabajamos. Por eso, es útil crear un tiempo de trabajo en casa, donde todos hagamos tareas. Si ellos ven que los mayores lo hacen, ellos querrán hacerlo igual. ¡Y es que trabajar es cosa de mayores!

  3. 3) Es por tu bien

    Otra forma, es que no lo vean como una obligación, sino como algo bueno para ellos. Podés contarles curiosidades sobre los diferentes temas, hablarles de lo que te gustaba a vos cuando estabas en el cole y cómo te sirvió eso en tu vida. Transmitirles lo lindo que es aprender algo nuevo todos los días.

  4. 4) Un descanso merecido

    Es importante que los chicos despejen la cabeza antes de hacer los deberes. Dales un tiempo para que descansen y hagan actividades que a ellos les gusten, como jugar o salir al parque. Después de un día de cole, los chicos merecen un descanso.

¿Te parecieron copados estos tips?
Compartilos con otros papás que estén hartos de pelear con los chicos por hacer la tarea.