Un Mimo: Las 4 reglas de oro para que los chicos no le escapen a la comida

Las 4 reglas de oro para que los chicos no le escapen a la comida

Muchas veces la hora de la comida deja de ser un placer, y se convierte en un campo de batalla. El drama de comer verduras raras, sopas que se enfrían o el perro que nunca se pierde unas albóndigas… ¿Cómo podemos hacer para que los chicos incluyan alimentos nuevos?

  1. 1. El plato más rico es el más lindo

    Nos pasa a todos, pero a los chicos más: lo rico entra por los ojos, así que ¿por qué no utilizar eso para camuflar la comida que no les gusta? En ensaladas, salsas o en sándwiches podemos incluir ingredientes más nutritivos y hacerlos pasar desapercibidos.

  2. 2. El mejor ejemplo

    Otra forma de hacer que los chicos quieran comer o probar vegetales o comidas nuevas es contarles que su personaje favorito las come o bien alguien que admiren: un tío, una prima, un hermano mayor. ¡Los referentes siempre ayudan!

  3. 3. ¡Se busca ayudante!

    Muchas veces los chicos no quieren probar la comida porque no saben qué tiene. Una buena forma de hacer que los chicos coman, es incluirlos en la preparación de las comidas. Pedirles ayuda los hará sentirse parte del proceso para que luego quieran probar cómo les salió la comida.

  4. 4. ¿Cómo sabés?

    Una excusa típica es el “no me gusta”. Ante esta frase es bueno preguntar si alguna vez comieron ese alimento. No hay cifras oficiales, pero nos animamos a decir que en un 80% de los casos nunca los probó, y esa es una excelente forma de incentivarlos a comer algo nuevo. Decirles que puede no parecer rico, pero que no se sabe hasta el primer bocado puede funcionar.

¿Te copan estos tips? Aprovechalos y compartilos con otros padres cansados de comer salchichas con puré.