Tu Ropa: Planchá distintos tipos de prenda

Planchá distintos tipos de prenda

Planchar ropa puede parecer poco complicado, pero algunas prendas requieren más cuidados por ser delicadas y difíciles de tratar. Te damos algunos consejos para facilitar el proceso de planchado.

El suavizante de ropa es un gran aliado. Garantiza la alineación de las fibras de los tejidos, dejando las telas más suaves y, por lo tanto, más fáciles de planchar.

Prendas de uso diario

Algodón: es uno de los tejidos más típicos, como los jeans, por ejemplo. El material es resistente al calor, lo que permite que se utilice la plancha a una temperatura más alta.

Lycra y otros tejidos sintéticos: exigen una temperatura menor y movimientos más rápidos a la hora de planchar para mantener la calidad de la tela.

Camisas: Las camisas nos generan pánico a la hora de plancharlas. Pero no es ningún monstruo difícil de manipular.

Podés optar por el planchado a vapor, con la dosificación de agua recomendada por el fabricante y pasar de manera firme, para no dejarle pliegues.
Acá te decimos cómo en 5 pasos:

  1. 1. Empezá por el cuello. Enganchá los hombros de la camisa en la parte más estrecha de la tabla y pasá la plancha en las mangas.

  2. 2. Girá la camisa y planchá la parte superior de la espalda.

  3. 3. Estirá las mangas en la tabla y planchá las dos mitades del frente

  4. 4. Con cuidado, colocá la parte de la espalda de la camisa hacia arriba y deslizá la plancha.

  5. 5. Después de planchar, colgá las prendas en una percha. Porque después de todo, no queremos volver a hacer todo denuevo, ¿no?

Ropa delicada

Recordá nunca pasar la plancha directamente sobre la prenda, ya que se puede pegar a la base y arruinarla. Para que esto no suceda, utilizá una tela de algodón, que tenga un solo color, por encima de la pieza delicada, evitando así el contacto directo con la plancha, que tiene que estar a temperatura media. En caso de que la plancha esté muy caliente, podemos desenchufarla, esperar un minuto a que pierda calor y pasar suavemente sobre la prenda, así el calor no va a marcar la tela.

En caso de que la plancha esté muy caliente, podemos desenchufarla, esperar un minuto a que pierda calor y pasar suavemente sobre la prenda, así el calor no va a marcar la tela.

¡Ahora es mucho más fácil! Después de lavar tu ropa con Vivere, es hora de plancharla. ¡Estamos seguros de que te van a quedar impecables!